YOGA

YOGA
Nadie gustará de que sean engreído y egoísta. Incluso cónyuge e hijos, aunque exteriormente aparenten respetarles, no estarán felices con ustedes, si son ustedes personas arrogantes. No sólo eso: en tanto ustedes estén llenos de ego, es altamente improbable que sean realmente felices.

Fundamentos del Buddha-Dhamma - Budismo

Práctica Meditativa


 Anicca, dukkha y anatta  (impermanencia, sufrimiento y no-ego) son las tres características esenciales de las enseñanzas del Buddha. Si conoces anicca correctamente, entonces conoces dukkha como su consecuencia y anatta como la verdad última. Toma tiempo comprender las tres en su conjunto.

 La impermanencia (anicca) es, por supuesto, el principio esencial que debe ser experimentado y comprendido mediante la práctica. El mero conocimiento académico sobre el Buddha-Dhamma no será suficiente para la correcta comprensión de anicca, ya que el aspecto experiencial faltará. Es sólo a través de la comprensión experiencial de la naturaleza de anicca, como un proceso siempre cambiante en tu interior, que es posible entenderla en la forma que al Buddha le hubiese gustado que la entendieras. Tanto en el tiempo del Buddha como en nuestros días, esta comprensión de anicca puede ser desarrollada por personas sin conocimiento teórico alguno sobre el Buddhismo.


Buddha-Dhamma
Buddha-Dhamma
 Para entender la impermanencia (anicca), uno debe seguir estricta y diligentemente el Noble Sendero Óctuple, el cual está dividido en los tres grupos de sila, samadhi y pañña; moralidad, concentración y sabiduría. Sila, o vivir virtuosamente, es la base para samadhi (control de la mente, concentración mental).

 Únicamente cuando el samadhi es bueno uno puede desarrollar pañña. Por lo tanto, sila y samadhi son los prerrequisitos para pañña. Pañña significa la comprensión de anicca, dukkha y anatta a través de la práctica de la Vipassana, la meditación de la visión cabal.

 Ya sea que haya o no surgido un Buddha, las prácticas de sila y samadhi pueden estar presentes en el mundo humano. De hecho, éstos son el denominador común de toda fe religiosa. Sin embargo, no son medios suficientes para alcanzar la meta del Buddhismo, la erradicación total del sufrimiento. En su búsqueda, el Príncipe Siddhartha, el futuro Buddha, se dio cuenta de esto y trabajó para encontrar el camino que conduce al fin del sufrimiento. Después de un sólido trabajo de seis años, encontró la salida, se Iluminó completamente y luego enseñó a hombres y dioses a seguir el sendero que los conduciría hasta el fin de su sufrimiento.

 Con respecto a esto, debemos comprender que cada acción, ya sea física, verbal o mental, deja tras de sí una fuerza activa llamada sankhara (o kamma según la terminología popular), que se registra en la cuenta de crédito o débito del individuo, según haya sido una buena o mala acción. Existe, por lo tanto, una acumulación de sankharas (o kamma) en cada uno, que funciona como fuente de suministro de la energía que sustenta la vida, que es seguida inevitablemente por el sufrimiento y la muerte. Es mediante el desarrollo del poder inherente en la comprensión de anicca, dukkha y anatta que uno es capaz de librarse de los sankharas acumulados en su propia cuenta personal.


Buddha-Dhamma
Buddha-Dhamma

 Este proceso comienza con la correcta comprensión de anicca mientras que, paralelamente, las acumulaciones de acciones frescas y la reducción del suministro de energía que sostiene la vida están tomando lugar simultáneamente, momento a momento y día a día. El erradicar en uno mismo todos los sankharas es, por lo tanto, una empresa que puede tomar toda la vida o más. Aquel que se ha liberado de todos los sankharas llega al fin del sufrimiento, debido a que entonces ya no quedan sankharas residuales que proporcionen la energía necesaria para sostenerlo en alguna forma de vida. Al final de sus vidas los santos perfectos, a saber, los Buddhas y los arahants, pasan al parinibbana, alcanzando el fin del sufrimiento. Para nosotros ahora, que practicamos la meditación Vipassana, será suficiente si logramos comprender anicca lo suficientemente bien como para alcanzar el primer estado de ariya (una persona noble), un sotapanna, es decir, alguien que ha entrado en la corriente, aquel que no vivirá más de siete vidas hasta llegar a la erradicación del sufrimiento.

 La verdad de anicca, que abre las puertas hacia la comprensión de dukkha y anatta, conduciendo progresivamente hacia el fin del sufrimiento, puede ser encontrada a cabalidad, únicamente, a través de la enseñanza de un Buddha y, mientras las enseñanzas relacionadas con el Noble Sendero Óctuple y los treinta y siete factores de la Iluminación (bodhipakkhiya dhamma) se mantengan intactos y disponibles para el aspirante.  

 Para progresar en la meditación Vipassana, un estudiante debe mantener la conciencia de anicca tan ininterrumpidamente como sea posible. El consejo del Buddha a los monjes es que deben intentar mantener la conciencia de anicca, dukkha o anatta en todas las posturas; ya sea sentados, de pie, caminando o tumbados. La continuidad de la conciencia de anicca, como también de dukkha y anatta, es el secreto del éxito. Las últimas palabras del Buddha, justo antes de sus últimos respiros y su partida hacia el mahaparinibbana, fueron: “La impermanencia (anicca) es inherente a todo lo compuesto. Trabaja con diligencia por tu propia salvación”. Ésta es, de hecho, la esencia de todas sus enseñanzas durante los cuarenta y cinco años de su ministerio. Si mantienes la conciencia del anicca que es inherente a todo lo compuesto, de seguro has de alcanzar la meta en el curso del tiempo.

 Cuanto más te desarrolles en la comprensión de anicca, mayor será tu conocimiento de “lo que es la verdad de la naturaleza”, de modo que finalmente, no tendrás duda alguna sobre las tres características de anicca, dukkha y anatta. Sólo entonces estarás en condición de avanzar hacia el objetivo. Ahora que conoces anicca como el primer factor esencial, debes intentar comprender lo que es anicca con verdadera claridad, tan exhaustivamente como sea posible, para que así, no haya confusión en el transcurso de la práctica o la discusión.



 Aqui te dejo un video sobre los Fundamentos del Buddha-Dhamma lo quiero compartir con tigo para tu practica meditativa espero que te guste Namaste! 






Fuente: Sayagyi U Ba Khin
Fuente: www.youtube.com