YOGA

YOGA
Nadie gustará de que sean engreído y egoísta. Incluso cónyuge e hijos, aunque exteriormente aparenten respetarles, no estarán felices con ustedes, si son ustedes personas arrogantes. No sólo eso: en tanto ustedes estén llenos de ego, es altamente improbable que sean realmente felices.

sábado, 12 de julio de 2014

Yoga para dolores de espalda

 El dolor de espalda


Las molestias en la espalda son unos de los dolores más habituales y, a la vez, más temidos por buena parte de la población. Y la verdad es que en muchos casos los tratamientos médicos existentes no son ni mucho menos suficientes para ayudar a superarlos de manera efectiva.

Las terapias alternativas pueden ser una buena opción para aquellos pacientes que ven como la medicina tradicional por si sola no es suficiente para lograr su mejoría. En este sentido la osteopatía, cierto tipo de estiramientos y el yoga constituyen buenos tratamientos coadyuvantes para el dolor de espalda.


Estudios Realizados 


  Un estudio, publicado en Archives of Internal Medicine, observó a más de 200 adultos con dolor en la parte baja de la espalda y halló que quienes practicaban ambos tipos de actividad informaban más mejoras en los síntomas después de tres meses que los pacientes que sólo recibían un libro con consejos sobre cómo prevenir y controlar el dolor.

"Aquí hay una opción que vale la pena probar", dijo Karen Sherman, del Group Health Research Institute en Seattle, quien dirigió el estudio.

El hallazgo de que el yoga y el estiramiento tengan efectos prácticamente iguales implica que probablemente es el estiramiento en el yoga -y no los componentes de la práctica ligados a la relajación o la respiración- lo que ayudó a mejorar los síntomas vinculados con el dolor y la funcionalidad, indicaron los expertos.

Para el estudio, el equipo dividió a 228 adultos con dolor de espalda de larga data en tres grupos.

Los pacientes de los primeros dos grupos asistieron a clases semanales de yoga o de estiramiento durante 12 semanas y se les pidió que practicaran por su cuenta entre clases, sobre todo focalizados en elongar y fortalecer la parte baja de la espalda y las piernas.


Los pacientes del tercer grupo recibieron un libro con ejercicios relacionados al dolor de espalda y consejos de estilo de vida, además de información para manejar los ataques de dolor.

Luego del programa de 12 semanas, las personas que habían asistido a las clases grupales presentaban resultados mucho menores en un cuestionario que midió cuánto el dolor interfería con sus actividades diarias.

El cuestionario calificó el nivel de "discapacidad" diaria en una escala de cero a 23, donde 23 era la más severa. A las 12 semanas, los grupos que habían ejercitado habían pasado de una calificación inicial de 10 entre quienes hacían yoga o 9 en el grupo de estiramiento a entre 4 y 5 en ambos grupos.

Las personas que recibieron el libro comenzaron con un registro promedio de 9 y a las 12 semanas habían bajado a alrededor de 7.

El 60 por ciento de las personas del grupo que hizo yoga informó mejoras en el nivel de dolor, comparado con el 46 por ciento en la cohorte que realizó ejercicios de estiramiento y apenas el 16 por ciento de quienes sólo recibieron el libro.

Tres meses después del final de las clases, las mejoras en los síntomas eran similares en las personas que habían hecho estiramiento o yoga, y eran mejores en el grupo sin ejercitar.

"Sabemos desde hace tiempo (...) que el ejercicio es bueno para aliviar el dolor de espalda", dijo Timothy Carey, de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, que escribió un comentario publicado junto al estudio.-

De hecho se puede decir que existen unas posturas de yoga concretas que ayudan de manera muy efectiva a mejorar los dolores existentes en cuello, espalda, dorsales y hombros. Nos referimos principalmente a las siguientes:


El Bastón


El bastón: sentado en el suelo formando un ángulo de 90º entre tus piernas y espalda, echa los brazos hacia atrás, apoyando los dedos de las manos en el suelo, por detrás de los glúteos. Coge aire, presiona en el suelo y levanta un poco tus nalgas para acabar presionando un poco con las piernas en el suelo y mantenerte unos segundos en esta posición.


DANDASANA
Dandasana



La Montaña:


La montaña: de pie y con las piernas abiertas tanto como anchas sean tus caderas ponte de puntillas muy poco a poco relajando tus brazos y hombros y haciendo que los dedos de tus manos miren hacia abajo. Mantén esta postura unos segundos y respira lentamente entre 5 y 10 veces.


TADASANA
Tadasana



Círculos sufíes:


Círculos sufíes: para hacer esta posición solo tienes que sentarte con las piernas cruzadas, apoyando las manos en tus rodillas y moviendo el tronco en forma de círculos muy suavemente.


yoga
yoga




Fuente: blogdefarmacia.

Funte: http://enfermeraonline.com.ar/

Fuente: Escuela de Pacientes

A Kundalini Om le gusta este enlace a esta entrada: